SEPTIEMBRE  9

18.09.2021

«Jesús AL VER la multitud, sintió compasión de ellos, porque eran como ovejas sin pastor»    Marcos 6:34

Nos enseña el Maestro Divino, que ÉL, a diferencia de un pastor asalariado y contratado, quien solo busca sus propios intereses, abandona sus ovejas y huye, porque no le importan. Juan 10:12 Él es el Buen Pastor, mira con amor a sus ovejas, atiende sus necesidades, se anticipa a sus lágrimas, les y protege guarda de los lobos rapaces, Él no abandona, ha prometido estar con sus ovejas hasta el fin.Mat.28:20 El buen pastor da su vida por sus ovejas. Juan 10:10 ¡Cuántos bienes debe esperar el rebaño del Buen Pastor, a quien mira con tanto amor, bondad y misericordia!

Los ojos del SEÑOR están sobre los justos(sobre sus ovejas redimidas por Su Sangre Preciosa) Salmo 34:15 Su mirada cuidadora nos observa cada instante. De la misma manera que las madres no pierden de vista sus hijos pequeños, y están atentas en todo momento a sus necesidades y peticiones, así es el SEÑOR con aquellos que creen en Él. Él provee descanso a los que están cargados y cansados y los hace descansar, sacia a los hambrientos de manera corporal, les provee el sustento diario y espiritualmente les provee el pan de la Palabra. La mirada compasiva de Cristo, sin duda, consiste en el perdón de los pecados; fortalece a los oprimidos y debilitados por el pecado, sana sus heridas, los perdona, los justifica y les da salvación.

Dijo David: "Mírame y ten misericordia de mi." Salmo 119:133 La mirada compasiva de Cristo, sin duda, consiste en el perdón de los pecados. Mírame, como a la mujer pecadora, penitente y llorosa, y ten misericordia de mí, no conforme al juicio del fariseo que murmuró de ella, o de Judas que se indignó contra ella, sino perdóname como hiciste con ella, "porque al que mucho se le perdona mucha ama". Mírame diciéndome también a mi: «Tu Fe te ha salvado; vete en paz.» Mírame como miraste a Pedro lleno de lágrimas, y ten misericordia como la tuviste de él, que amaba tanto tu nombre que su triple confesión de amor, borró su triple negación, diciendo: «SEÑOR, Tú sabes que te amo. » - Neale Littledale

Dios guarda y protege a sus hijos aún si es con un amor que disciplina: Porque el SEÑOR al que ama, disciplina, Hebreos 12:6 Esta una demostración de la mirada de amor paternal de Nuestro Salvador. Él te dice: Te amo tanto que estoy dispuesto a disciplinarte si es necesario, para que te corrijas, por tu bien para que endereces tus pasos que te pueden llevar al abismo de la perdición, para encaminarte por la senda que lleva a la salvación. «El disciplina a cada hijo a quien recibe.» Ninguno de los que le siguen se queda sin disciplina y sufrimientos, incluso Él, siendo el Hijo de Dios, no fue eximido de la aflicción. Si fuera bueno para ti que no hubiera aflicción el amor de Cristo al instante la aboliría.

Verdadero Dios y Verdadero Hombre, Jesucristo, resucitó al tercer día, y nos mostró en su mirada la Misericordia de Dios, quien nos ha preparado el Paraíso, que se abrió para la Humanidad con el triunfo de la Vida sobre la muerte, del Bien sobre el mal, del Amor sobre el odio, de la Fe sobre la duda. Un Paraíso que se gana en esta Tierra, haciendo buen uso de la Libertad, abrazando Su Gracia y siguiendo los pasos de Jesucristo..

ORACIÓN: SEÑOR, como nuestras miradas a Ti con frecuencia son tan breves, tan frías, tan distantes, que no producen impresión en nuestros corazones, condesciende continuamente a mirarnos a nosotros con tu misericordia y poder. Dedícanos una mirada que nos haga volver a nuestros sentidos y a ti, y nos toque con ternura y contrición al recordar que el pecado, la incredulidad y la desobediencia atravesaron tus manos, tus pies y tu corazón par darnos Salvación y vida eterna. - C. Bridges