NOVIEMBRE 26

06.03.2023

"Los llamarán: Pueblo Santo, redimidos del SEÑOR. Y a ti te llamarán: Buscada, ciudad no abandonada." Isaías 62:12

"Los llamarán: Pueblo Santo, redimidos del SEÑOR" Tú, hija de Sión; o la Iglesia de Dios, será tu nombre honorable y justo por el cual se te conocerá. Un pueblo santo, elegido por ser un pueblo especial sobre todas las personas de la tierra; elegido a través de la santificación del Espíritu de Dios. Santificados no por su propio poder, sino por la gracia de Dios.

"Redimidos del SEÑOR." Ningún nombre es tan honorable como este; nadie transmite algo que sea tan elevado y ennoblecedor. Por su Preciosa Sangre ha sido rescatado del pecado, de la muerte, de Satanás, de la ley, de la maldición y condena, y de todos los enemigos; Y en consecuencia; se mantiene, y se salva con una salvación eterna. Quien tenga una revelación y sentido justo de la importancia de este nombre; No deseará que se haga otro registro de su vida, no querrá ninguna otra inscripción en su mausoleo aparte de ser llamado: "Redimido del SEÑOR y Salvador Jesucristo".- Albert Barnes

"Y a ti te llamarán: Buscada...." La excelsa gracia de Dios se ve muy claramente en el hecho de que nosotros no solo fuimos buscados, sino angustiosamente buscados. Los hombres buscan algo que han perdido en el suelo de la casa, pero ese buscar no es el buscar angustioso a que se refiere el texto. La pérdida se siente más, y la exploración se hace más persistente, cuando una cosa se busca angustiosamente. Nosotros estábamos mezclados con el barro; nos hallábamos como cuando una preciosa joya de oro ha caído en un sumidero y los hombres revuelven y, cuidadosamente, examinan el montón de abominable basura hasta encontrar el tesoro.

Así estábamos nosotros perdidos en un laberinto, vagando de aquí para allá y, cuando la misericordia vino tras nosotros con el Evangelio de Cristo, no nos halló enseguida, sino después de indagar y buscarnos angustiosamente. Porque nosotros, como ovejas, estábamos desesperadamente perdidos y vagando por el país del pecado, tan lejano, que parecía imposible que hasta el Buen Pastor reconociera el rastro de nuestras tortuosas andanzas.
Gloria a la invencible gracia, porque fuimos angustiosamente buscados! Ninguna oscuridad pudo ocultarnos, ni inmundicia cubrirnos; fuimos hallados y conducidos al hogar. ¡Gloria al infinito amor, pues Dios el Espíritu Santo nos restauró! Si las vidas de algunos creyentes pudieran escribirse, nos llenarían de admiración. Extraños y maravillosos son los medios que Dios utiliza para encontrar a los suyos. ¡Bendito sea su nombre! Él nunca deja de buscar a sus escogidos hasta hallarlos.

Los suyos no son un pueblo buscado hoy y dejado de buscar mañana: la omnipotencia y la sabiduría no fallarán; su Iglesia será llamada "Buscada". Que se busque a alguien es ya una gracia incomparable; pero que se nos busque a nosotros, es gracia por encima de toda consideración. No resulta posible hallar explicación a esto, fuera del soberano amor de Dios, y solo podemos levantar nuestros corazones admirados y alabar al Señor, porque esta noche respondemos al nombre de "Buscada"- C.Spurgeon